“Competitividad y perdurabilidad empresarial: 3 claves para incrementarla”

10 Sep2018
Cómo incrementar la competitividad y perdurabilidad de tu empresa

Tyrannosaurus Rex, Pajaro Dodo, Tigre del Caspio son 3 especies animales que tienen una cosa en común: ninguna de ellas existe a fecha de hoy…

Solo el 22% de las empresas creadas hace 25 años siguen activas en la actualidad es el escalofriante titular con el que la sede española de la compañía D&B (Dun & Bradstreet, la primera compañía estadounidense dedicada a la elaboración de informes financieros, de riesgo y comerciales) comenzaba el informe presentado con motivo de su 25 aniversario en España. En este artículo vamos a ver cuáles son los factores que van a permitir incrementar la perdurabilidad de nuestra compañía en el tiempo, para no acabar en los próximos años como el Tigre del Caspio o el Tyrannosaurus Rex, por cierto, el dinosaurio favorito de mi hijo…

Tan solo el 22% de las empresas creadas hace 25 años siguen activas en la actualidad. Este es un indicador claro de lo necesario de replantearse y redefinir la estrategia. Clic para tuitear

De las casi 77.000 empresas creadas en 1992 en nuestro país, tan solo 16.589 siguen hoy vivas. Es cierto que hemos escuchado en más de una ocasión este tipo de datos pero, honestamente, no termino de acostumbrarme o, dicho de otro modo, mi ADN Improven se revela en contra de esta evidencia, así que me puse a “investigar”. 

Según el INE, seis de cada diez sociedades constituidas en nuestro país acaban cerrando en cinco años o menos. Al ver esto pensé: “la crisis en España ha afectado más fuerte que en otros países, y quizás esto influya de manera significativa a la estadística”, por lo que decidí ahondar en datos de otras geografías. Y, ¿cuál crees que fueron las conclusiones de mi “investigación”?  Desafortunadamente en este caso, no somos tan diferentes a otros países, pues “sólo 60 de las 500 empresas más grandes de EEUU en 1955 siguen en la Lista Fortune”. Ahondado en lo que ocurre al otro lado del charco, la permanencia media en este selecto grupo ha pasado de más de 30 años a 18, y se prevé que en los próximos 5 años la estancia media sea, de solo, 14 años.

DESTRUCCIÓN CREADORA fue como el economista austriaco Joseph Schumpeter bautizó a este fenómeno hace ya muchos años. Según Schumpeter, la destrucción creadora es el hecho esencial del capitalismo y otorga al emprendedor innovador un rol fundamental en la evolución del sistema. Por este motivo, Schumpeter explica que la edad media de las compañías se está reduciendo paulatinamente, ya que, en su opinión,  esa innovación “vital” no puede darse (o es muy complicado) en las empresas que cuentan ya con una trayectoria considerable.

He de reconocer que todo estos datos, argumentos e  hipótesis me dejaron bastante reflexivo. ¿Realmente tenemos que resignarnos a aceptar esta realidad? ¿Es una verdad absoluta que las empresas tienen que, necesariamente, morir y además, cada vez más rápido?

En los últimos años hemos tenido que asistir a casos bastante sonados en el mundo empresarial en los que, grandes líderes en sus sectores, caían fulminados en menos de una década: 

  • desaparición de blackberry, nokia crecimiento del Iphone
  • desaparición de blockbuster  Netflix, HBO…
  • Kodak   Fotografía digital (moviles)

Quizás la teoría de Schumpeter sea una verdad absoluta, pensé…Con esta reflexión me fui a dormir, aunque he de reconocer que mi cabeza no paraba de dar vueltas a esta “verdad absoluta”. Cómo consultor, no podía aceptarlo, y más aún, cuando cuestionar el status quo es uno de los pilares de Improven. Por suerte, al día siguiente, cuando estaba disfrutando de mi café matutino, mi naturaleza rebelde e inconformista me dijo: ¿De verdad no vamos a ser capaces de reinventarnos? 

 

Pensemos un poco: ¿Cómo somos los humanos?

 

Llevamos millones de años en el planeta, hemos superado desastres naturales, la congelación del planeta, épocas de hambruna, enfermedades mortales, especies animales más “fuertes” que nosotros (el Tyrannosaurus Rex hace millones de años que desapareció).

pastedGraphic.png

 

 

Lo hemos demostrado a lo largo de nuestra larguísima historia, somos la especie que más hemos sabido adaptarnos al medio. ¡Y lo seguimos haciendo!

 

 

 

 

Y si no, mirar este titular: “La esperanza de vida aumenta más de 40 años en un siglo”

pastedGraphic_1.png

pastedGraphic_2.png

 

¿Cuáles han sido los principales factores que están provocando este aumento de la esperanza de vida?

 

  1. Reducción de la mortalidad infantil. Controles rutinarios y habituales que detectan enfermedades infecciosas en estados iniciales: meningitis, neumonía, etc…
  2. Revolución cardiovascular. Reducción del número de ictus, infartos. En este caso, el principal hito es el control: control de la hipertensión, del colesterol, etc. Estos controles rutinarios permiten detectar pequeñas anomalías antes de que pueden provocar un impacto mayor.
  3. Enfermedades como el cáncer: se están reduciendo los efectos debido al avance del tratamiento de los mismos, pero sobre todo a la prematura detección.

 

Los 3 factores que favorecen la perdurabilidad de tu compañía

 

¿Crees que podemos aprender algo de la evolución humana que sea aplicable al entorno empresarial, para aumentar la esperanza de vida de las empresas? Comparto contigo algunos aprendizajes sobre cuáles son los factores que favorecen la perdurabilidad de las compañías, cuyas conclusiones han sido consecuencia de multiples proyectos llevados a cabo en empresas de muy distinta índole:

  1. Mirar hacia fuera

En los últimos años, la obsesión por la eficiencia ha provocado que multitud de compañías se hayan olvidado de mirar hacia fuera, y por tanto, permanezcan constantemente mirando hacia dentro: sus procesos, su organización, sus productos, etc. Por supuesto que es algo que tenemos que hacer, pero es imprescindible establecer un equilibrio,  tener siempre un ojo fuera, en los clientes y en los mercados. Como hemos comentado ya en varios post, el entorno está cambiando a una velocidad de vértigo y, si estoy un rato mirando solo hacía mi compañía, cuando levante la vista, el mercado ya habrá cambiado tanto y tan rápido que me quedaré fuera (eso le paso a los ejemplos que vimos antes: kodak, nokia, blackberry…)

  1. Evoluciona todos los días 

Cuestiona de manera constante el estatus quo (interna y externamente), pues es la única forma de evolucionar y no quedarse estancado (el tyranosaurus rex también murió).

Cuestionar de manera constante el estatus quo de tu organización es la única forma de evolucionar y no quedarse estancado. Clic para tuitear
  1. Apóyate en actores externos

Seguro que todos sabemos que los puntos anteriores son críticos, pero ¿lo ponemos en práctica en nuestras empresas? El día a día se ha convertido en uno de nuestros principales enemigos: no nos permite mirar más allá de hoy o, como mucho, los pedidos de mañana, y además nos “hace” conformarnos con nuestros procesos, métodos y clientes actuales, porque, obviamente, es más cómodo esto que cuestionarlo todo… Incluso cuando entendemos que tenemos que cambiar algo, “ya lo pensaremos/cambiaremos después de verano; navidad; cuando acabe la campaña; el año que viene…” ¿te es familiar esta frase?

 

 

3 pasos para solucionar el problema dentro de una empresa 

 

Es ahí, en ese momento cuando alguien externo, en el que confíes, puede ayudarte:

  1. Detectar dolencias, en primer lugar. Muchas veces desde dentro somos conscientes de los síntomas, pero nos cuesta unirlos todos para tener un diagnostico más claro, global y que con un punto de vista objetivo pueda definir con mayor precisión donde está la raíz del problema.
  2. Definir un plan como segundo paso, para corregir estas patologías que permitan tener mayor “esperanza de vida”.
  3. Hacer seguimiento de la ejecución del plan, es el tercer paso, y muy importante por cierto. Se trata de asegurarnos que todo esto no se queda en un insustancial plan escrito en un papel, sino que se implanta y se lleva a la ejecución. Esta es la clave: ACCIÓN, pues no sería el primer ni el último plan que se queda ahí, en un cajón. 

 

Las 3 claves para aumentar la vida de tu compañía 

 

Si queremos aumentar la vida de nuestra compañía, mi consejo es que aprendamos de la humanidad y sigamos, a modo de conclusión, estos 3 sencillos pasos: 

  1. Llevemos a cabo revisiones periódicas por expertos externos, pues es la única manera de mejor manera de conseguir objetividad y evaluar lo que sucede (al igual que hacemos en la vida personal).
  2. Elaboremos un plan capaz de corregir esa situación. 
  3. Garanticémonos que nos acompañan en la ejecución, no solo para que efectivamente se lleve a cabo y no se quede en el cajón como decíamos, sino para que, además, te ayuden tanto a ti como a tu equipo a cambiar rutinas.  

Así hemos conseguido aumentar la esperanza de vida 40 años…

 

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *