Implanta tu estrategia. Haz que las cosas ocurran

24 Jul2015

Unas preguntas antes de empezar:

[inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]¿Por qué la mayoría de los planes estratégicos que elaboran las empresas suelen quedarse en el cajón?[/inlinetweet] ¿Por qué en muchas ocasiones no se convierten en realidad? ¿Por qué sólo un porcentaje del plan estratégico se cumple? ¿Qué ocurre para que no se implante? ¿Qué podemos hacer implementarlo?

En realidad estamos hablando de multitud de causas en las distintas fases del Plan Estratégico, desde la ideación hasta la implantación, pero en este caso nos centraremos en una de las más comunes, y que es transversal a todas ellas y es la escasa relación entre las líneas estratégicas decididas (un concepto abstracto) y la práctica (es decir, qué hacemos al día siguiente de terminar el plan).

El mayor problema suele ser la falta de conexión entre la estrategia y su implantación. [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]La estrategia no se debe quedar en las nubes, sino que debe bajar a tierra[/inlinetweet]. Debemos transformar la estrategia de algo poco tangible a algo que podamos tocar con las manos. Para ello, debemos traducir ideas más abstractas (misión, visión, valores…), a proyectos claros, responsables y plazos concretos.

¿Cómo hacemos eso?

  1. Con un trabajo previo de detalle en cada uno de los conceptos (misión, visión…).
  2. [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]Hemos de realizar un análisis crítico y honesto de la situación actual y de la situación deseada[/inlinetweet].
  3. Recopilando los gaps entre las dos situaciones, definiendo objetivos concretos para llegar a la situación ideal y cuantificando las mejoras.
  4.  Es importante priorizar las acciones que más beneficio van a reportar con menos recursos y en menores plazos.
  5. La mejor manera de implementar la estrategia es “aterrizarla” en proyectos con objetivos muy claros cuantificados numéricamente, con personas o/y áreas responsables, hitos, plazos de cumplimiento, presupuesto cerrado…

Lo ideal es obtener una cartera de proyectos desde 3 meses a 3-5 años vista que incluyan proyectos extraídos del plan estratégico y que aseguren el cumplimiento de la estrategia de la empresa, no sólo en la zona de confort sino en zonas de descubrimiento que actualmente no estamos trabajando, como podéis ver en este artículo.

grafico 02

En Improven ayudamos a nuestros clientes a implementar la estrategia, traduciéndola en una cartera de proyectos a corto, medio y largo plazo, convirtiendo las ideas en realidades y fijando objetivos y ayudándoles a cumplirlos en la ejecución de los proyectos.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *