¡Haz exponencial tu organización!

7 Jun2017
Conoce con Improven las formas de acelerar el cambio

¿Qué son las organizaciones exponenciales y qué podemos aprender de ellas? ¿Cómo subirnos a la ola del cambio y no sucumbir a ella? ¿Cómo preparamos nuestras organizaciones para poder asegurar no sólo su sostenibilidad, sino su crecimiento por encima de la competencia, para tener resultados excepcionales?

Como personas estamos habituados a entender modelos de cambio lineales, una secuencia que permite entender la magnitud del cambio de forma 1+2=2, 2+2=4, 2+2+2+=6... El desarrollo tecnológico que vivimos está cambiando este paradigma, la capacidad de procesamiento en la tecnología sigue una secuencia exponencial, es decir: 1*2 = 2, 2*2=4, 2*2*2=8…

Al principio ambas series parecen semejantes, hasta que con apenas 5 iteraciones los resultados son bien distintos: tenemos 10 frente a 32 y, con 10 iteraciones, tenemos 20 frente a 512.

Este hecho da forma al entorno VUCA en el que estamos inmersos, generando volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad y esto pone al límite, sin duda, a los mejores directivos en su permanente toma de decisiones, que es para lo que nos pagan a cada uno de nosotros. Estamos inmersos en un cambio que implica entender la globalidad, una visión holística y transversal de las cosas, en un cambio que nos demanda desarrollar una visión sistémica, que conlleva un conocimiento plural y engloba técnica y humanismo en su máximo esplendor.

Estamos inmersos en un cambio que implica entender la globalidad. Clic para tuitear

Las organizaciones exponenciales son aquellas que crecen siguiendo una secuencia exponencial. Estas organizaciones tienen una base común de comportamiento:

  • Sus estructuras organizativas tienen una cultura de gestión de la escasez de recursos propios, pero son ricos en gestión de la información y el conocimiento, que se distribuye rápidamente. Son permeables al exterior y a la transferencia de conocimiento interno. Rompen los silos de poder y los departamento estancos. Esto implica tener organizaciones menos jerarquizadas y con desarrollo del intraemprendimiento, con un liderazgo por visión y valores compartidos. Desarrollan la gestión por proyectos y equipos multidisciplinares.
  • Su ambición es la transformación social. No se centran en ellas mismas sino que se enfocan a la propia razón de ser de la organización, el ¿para qué existimos? Se genera así un modelo de negocio que busca una sociedad mejor, que atrae y retiene a un nuevo talento.
  • Se focalizan en el cliente,entendiendo realmente para qué se le sirve, extendiendo esta cultura a toda la organización. Se centran en las necesidades de este y extreman la “servitización” de su propuesta de valor. No queremos coches, queremos movilidad; no queremos casas de vacaciones, queremos experiencias; no queremos muebles, queremos un hogar….
  • Desarrollan una cultura de colaboración y apalancamiento en recursos necesarios, que son propiedad de terceros, pero no estratégicos para el desarrollo del negocio.
  • Determinan claramente dónde invertir los recursos escasos y lo demás lo “usan” según necesidad.
  • Sistematizan el proceso de entendimiento del entorno, desde la observación de lo más cercano (cliente, canal, competencia…) hasta lo más lejano (tendencias sociales, cambios demográficos, nuevas tecnologías..), siendo capaces de detectar oportunidades, evaluándolas para seleccionar las más adecuadas para explorar así su aplicabilidad, y esto lo hacen a través del “aprender haciendo” para ajustar de este modo la idea hasta llevarla a su nivel de explotación comercial.

Los modelos de negocio tradicionales tienen sin duda mucho todavía por aportar en el corto plazo, pero su supervivencia implica desarrollar un proceso de innovación que conlleve abordar un proceso de destrucción creativa. Destruir para crear.

Los modelos de negocio tradicionales tienen sin duda mucho todavía por aportar en el corto plazo. Clic para tuitear

Sabiendo todo lo que sabes de tu negocio, si pudieras mañana quedarte sólo con lo que creyeras necesario, ¿cómo lo harías?, ¿con qué te quedarías? Ser capaz de responder estas preguntas nos permite abordar proyectos de cambio más ambiciosos, así como desarrollar una gestión del día a día pensando en la estrategia.

No hacerlo así lleva a los directivos a desarrollar estrategias puramente defensivas, centradas en la optimización y en el desarrollo de programas de mejora continua en la defensa de los modelos de negocio establecidos.

¿Te atreves a empezar el viaje? ¿Te atreves a redefinir tu estrategia y responder las preguntas que de verdad te harán abordar el cambio con ambición y determinación? Hay que ser valiente, y mucho. El camino no es fácil, pero la recompensa…¡Es inmensa!

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Comentarios

  1. Artículo muy certero que explica muy bien las tendencias en las que llevamos inmersos unos años y que se quedaran entre nosotros.
    Tenemos que desaprender comportamientos que han estado presentes en nuestras pasadas tomas de decisiones
    Felicidades,Sergio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *