Los recursos humanos para la excelencia

23 May2017
Recursos humanos para la excelencia

 

Muchas organizaciones pretenden introducir el enfoque Lean sabiendo que tiene alto potencial como herramienta para mejorar en gran medida su competitividad.

Lo que se llama Lean Manufacturing o Excelencia Operacional se basa en tres principios fundamentales:

  • La mejora continua como una actividad fundamental
  • Lucha contra el “despilfarro” como un principio rector
  • La participación máxima de los Recursos Humanos

La aplicación de este sistema de gestión puede dar grandes resultados y refuerza sustancialmente la posición competitiva de cualquier organización. Para que esto suceda, sin embargo, es muy importante no confundir la aplicación de las herramientas individuales con la introducción de un nuevo sistema de gestión de la empresa. Es precisamente esto último lo que puede marcar la gran diferencia.

Es muy importante no confundir la aplicación de las herramientas individuales con la introducción de un nuevo sistema de gestión de la empresa. Clic para tuitear

La búsqueda de las causas de los problemas

Debido a que los empleados se sienten motivados para poner de relieve los problemas y para generar la mejora continua, es importante cambiar profundamente la mentalidad de todo el equipo de Dirección.

Desde la Alta Dirección a los Supervisores o Jefes de equipo la actitud hacia los problemas debe estar dirigida a buscar las causas y no los culpables. Cuando, de hecho, la identificación de las causas se ha centrado en los problemas que no se resuelven y se repiten a menudo, la gente tiende a dedicar mucha energía para mostrar u ocultar los problemas y responsabilidades y no a resolverlos. La búsqueda de las causas implica utilizar un método cuyo objetivo es analizar los procesos y buscar la fuente de los problemas. Aquí, la tarea del equipo de gestión es la difusión de una mentalidad orientada a buscar en profundidad las causas y no los autores. Esta mentalidad se tiene que transmitir sobre todo con el ejemplo del equipo directivo.

La actitud hacia los problemas debe estar dirigida a buscar las causas y no los culpables. Clic para tuitear La tarea del equipo de gestión es la difusión de una mentalidad orientada a buscar en profundidad las causas y no los autores. Clic para tuitear

La dirección por políticas

 

La mejora continua no se puede hacer de forma espontánea. Para conseguir que el personal involucrado en actividades de mejora continua y actúe de forma espontánea el mejor enfoque es desarrollar una participación de abajo hacia arriba. Esto significa que el personal de base se tiene que preocupar y decidir por sí mismo qué cuestiones priorizan y en qué centran su atención. De hecho, en las empresas donde el equipo de dirección se crea de forma real para dar participación a los recursos humanos, el enfoque de mejora de la organización es muy diferente.

En las empresas donde el equipo de dirección se crea de forma real para dar participación a los recursos humanos, el enfoque de mejora de la organización es muy diferente. Clic para tuitear

El papel estratégico que corresponde a la dirección es indicar hacia donde se debe dirigir los esfuerzos de mejora, clarificar cuales son los objetivos hacia los que es necesario orientar todos los esfuerzos de mejora. De esta manera, la participación del personal en la mejora continua se vuelve estratégico, y se incorpora en las agendas de la alta dirección de forma natural. Lo convertiremos así en una verdadera herramienta estratégica que sin duda marcará la diferencia. Para ello, la metodología de la Dirección por Políticas, o Hoshin Kanri funciona realmente bien.

La Dirección por Políticas provoca un importante flujo de comunicación entre el equipo de Dirección y los mandos intermedios de la empresa, en relación con los objetivos que se persiguen. Con ella conseguimos una comunicación basada no solo en el cuánto tenemos que conseguir sino en el cómo podemos hacerlo, lo cual es crucial para asegurarse de que existe una fuerte alineación de toda la estructura y evitaremos resultados cortoplacistas o parciales.

Texto 1

 

Objetivos desafiantes y oportunidades de experimentar

 

Como señalábamos, la Dirección debe orientar los esfuerzos de mejora de todo el personal hacia objetivos estratégicos y ambiciosos. Establecer objetivos desafiantes es un reto fundamental y más aún hoy en día. Sin embargo, para asegurarnos que estos no se conviertan en una mera fuente de frustración es muy importante ofrecer la oportunidad de experimentar con nuevas formas de hacer su trabajo, con nuevas ideas, así como de cometer un error. Sin la posibilidad de cometer un error, como hecho fundamental en el proceso de cambio, las personas tienden a buscar atajos y no tienen ningún deseo de cuestionar la forma en que se enfrentan con el proceso de mejora. Cada error en el proceso de mejora continua es un recurso y una fuente de aprendizaje, por que es la base para la experimentación, aunque que también puede producir un fracaso. Un error acompañado de la aplicación de un método científico representa una gran fuente de aprendizaje tal y como nos han demostrado muchos científicos famosos.

La tarea del equipo de Dirección es asegurar que todo el personal conozca y aplique el método científico en la búsqueda de nuevas formas de hacer su trabajo con mayor calidad y mayor eficiencia.

Sin objetivos ambiciosos, la gente no tendrá estímulos para buscar nuevas formas, más eficaces y más eficientes, para hacer su trabajo, y son realmente necesarios para generar tensión hacia la mejora continua.

Profundo respeto por los recursos humanos

 

Sobre la base de los principios enunciados anteriormente, hay, sin embargo, un aspecto vital y es el profundo respeto por los seres humanos. Sin este ingrediente clave, cualquier programa de mejora continua será probable que falle. Sólo cuando las personas perciben ese respeto se lograrán resultados duraderos en términos de mejora continua del proceso. No se trata de declaraciones solemnes si no de acciones sistemáticas y concretas.

Se expresa, por ejemplo, a través de:

  • Limpieza del lugar de trabajo, especialmente importante en las empresas de producción así como almacenes, en los que con más frecuencia que la que desearíamos se trabaja en un ambiente sucio y desordenado;
  • Ergonomía y seguridad como signo fundamental de respeto, para que los operadores puedan hacer su trabajo sin un esfuerzo excesivo y sin poner en peligro su propia seguridad.
  • Una comunicación interna efectiva y continua que sea capaz de mantener al equipo al día sobre la vida de la empresa, nuevos productos, tecnologías, competidores, etc. Es importante comunicarse con ellos a través de un amplio espectro de medios que demuestran que tenemos al personal en alta consideración
  • La formación continua, que debe aplicarse a todo el personal. Un entrenamiento corto pero eficaz, estrechamente vinculado a los aspectos de su trabajo, pero que no dejan de preparar a sus recursos humanos.

Texto 2A

Estos son claros ejemplos de una organización que respeta a sus empleados y trataremos más en los siguientes posts. Una empresa con estas características disfrutará de los enormes beneficios que supone para la organización estar unido a su equipo por unos lazos fuertes, duraderos y con un gran compromiso.

¿Qué creéis vosotros? ¿Merece la pena invertir en nuestros RRHH y enfocar nuestras organizaciones hacia la excelencia?

 

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *