La interacción con el entorno, clave para incrementar la rentabilidad de la empresa

25 Nov2016

En los últimos años la innovación se ha perfilado como un concepto clave para incrementar la rentabilidad de las empresas. Tras la presentación del estudio ‘Innovación y desempeño económico en la empresa valenciana’, en colaboración con la Universidad de Valencia, demostramos que para que la relación entre innovación y rentabilidad sea directa es necesario añadir otros elementos a la ecuación.

La innovación es un concepto clave, pero no el único. Existen otros factores que afectan de forma directa a los resultados empresariales y todos parten de la misma premisa: el grado de apertura de una empresa al exterior.

La capacidad de interacción con el entorno repercute en los resultados: a mayor interacción con el entorno, mejor nivel de resultados. Entendemos esta forma de apertura como un ejercicio de empatía, acompañado de voluntad de observación y colaboración. Se trata de conocer el entorno y nutrirse de lo que nos ofrece. Dicha voluntad de contacto mutuo debe empapar toda la organización y formar parte de su carácter. Si el peso recae sobre una sola persona, el éxito no está garantizado.

Una vez tenemos claro que el contacto con el exterior es fundamental, debemos diferenciar dos caminos para lograrlo, en función de si nuestra empresa se mueve principalmente en el mundo analógico o en el digital. Puesto que son dos contextos diferentes, no se pueden aplicar las mismas reglas.

En el mundo análogico, éstos son los indicadores de la apertura:

  • Procesos de interacción con los clientes: de trabajo conjunto, de investigación de mercados, focus group, encuestas…
  • Colaboración con institutos tecnológicos y centros de investigación para el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan obtener nuevos productos.
  • Dispersión del negocio hacia un modelo internacional: en cuántos países opera la compañía, de dónde provienen sus proveedores y clientes, zonas en las que posee instalaciones, nacionalidades de las que se nutre su plantilla…
  • Proyectos de colaboración empresarial en los que se comparten recursos
  • Colaboración con otros profesionales para desarrollar nuevas y mejores prácticas empresariales

Por otra parte, en el mundo digital, los indicadores del grado de apertura son otros:

  • Capacidad y grado de interacción con el usuario y cliente del portal web.
  • Nivel de interacción con otras herramientas de comunicación, en especial, redes sociales.
  • Comentarios de los usuarios del portal web respecto al funcionamiento del mismo y su grado de satisfacción.
  • Nivel de implantación de nuevas tecnologías tanto para la mejora de los procesos (automatización, digitalización,…) como en el desarrollo de nuevas soluciones empresariales.

Estos son, grosso modo, los elementos que nos guían y nos sirven para obtener mejores resultados empresariales de forma directa y a continuar la senda del crecimiento, crecimiento que va ligado a la mejora de la rentabilidad pues, según los últimos estudios, las empresas de mayor tamaño muestran mejores resultados que las más pequeñas. Esto se explica por el círculo virtuoso de la rentabilidad: cuanto mayor tamaño tiene una empresa, más recursos puede destinar a reforzar la interacción con el entorno y, por tanto, puede nutrirse en mayor medida de él. Como hemos indicado anteriormente, a mayor interacción con el entorno, obtenemos mejores resultados que nos permiten seguir creciendo.

Por tanto, podemos concluir que la rentabilidad se asienta sobre las bases de una empresa curiosa y empática, capaz de observar y detectar las oportunidades que el entorno le ofrece y de adaptarse a las necesidades del mercado.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *