Oportunidades para la reindustrialización textil en España

20 May2014

En el sector textil-confección desde hace un año suenan noticias de reindustrialización, es decir, de reabrir instalaciones productivas en España. Las razones principales son las siguientes:

1. Incremento de los costes laborales en China y otros países orientales, que repercute en un incremento de precios.
2. Aumento de la demanda interna en China que hace que las tiradas –más reducidas- de las empresas españolas no sean prioritarias y sufran retrasos o se les exija mayor coste de fabricación.
3. Tendencia a la “pronto moda”: obedecer las necesidades y demandas del mercado de una manera rápida.
4. Incapacidad de lanzar pedidos de grandes volúmenes en los países orientales.
5. No disponibilidad de un sistema logístico eficiente en costes que permita traer rápidamente desde China la mercancía.
6. Reducción del acceso a la financiación: Necesidad de reducir el stock y repartir las necesidades de cash flow durante el año, no sólo en determinadas temporadas.
7. Necesidad de disponer en plaza de un control de calidad, que supone en muchas ocasiones un sobrecoste de arreglos en España.
8. Reducción del coste de mano de obra en España y aumento de la flexibilidad de los costes laborales.
9. Existencia (aún) de tejido industrial del sector textil y de personas (técnicos, mano de obra cualificada) con conocimientos de confección.

Si bien es verdad que existen muchas zonas cercanas que han aprovechado esta circunstancia para instalar fábricas textiles, como Portugal, Marruecos, Túnez, Bulgaria, Rumanía… estas zonas tienden a captar tiradas grandes, poco alcanzables o a cargar el coste de los pedidos pequeños.
Por ello, es de prever que a medio plazo se produzcan implantaciones de instalaciones productivas de confección en España que abastezcan tiradas pequeñas o ampliaciones de pedidos de marcas de pequeño y mediano tamaño en España y en Europa.
¿Cómo deberán ser estas fábricas? Estas son nuestra visión/recomendación sobre cómo deberán ser estas fábricas:

1. Serán independientes de las marcas, o como mucho, copropiedad de varias de ellas o de alguna asociación (de esto ha habido alguna noticia últimamente que no se ha hecho realidad aún). Posteriormente, las grandes marcas dispondrán de fábricas propias.
2. De tamaño reducido pero escalables para absorber un número de pedidos creciente.
3. Ágiles en el cambio de tirada. Basadas en sistemas lean de producción (metodologías de SMED/cambio rápido, kanban, …). Como los sistemas QRS (Quick Response System).
4. Con personal especializado en distintos tipos de prenda, telas, etc…
5. Costes de Mano de Obra lo más variables posible, variabilizando los trabajos menos especializados.
6. Sistemas de medición de la productividad, definición de standards de producción: Medición de los costes milimétrica.
7. Compromiso de las marcas para ocupar un 50% de la capacidad de la fábrica (pagar los costes fijos y amortizaciones) pero con capacidad productiva libre suficiente para ser ocupada por las repeticiones de pedidos de referencias exitosas.
8. Obviamente los costes deben ser lo más ajustados posible, pero no olvidemos que el principal objetivo de estas instalaciones es disponer de flexibilidad para la producción. De todos modos, el coste de la confección no debería ser mayor a un 30% de los costes de producción en China (incluyendo en la comparación los costes de materiales, controles de calidad y transporte y a tamaños de tiradas iguales).

Como conclusión… parece evidente que para tiradas cortas (el límite lo podemos poner en 300-500, aunque depende del proveedor, el material…) la reindustrialización es una óptima manera de disponer de capacidad productiva de calidad, flexible, rápida y más dependiente de nosotros.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *