Crea una organización kinética. Pasa a la acción

28 Abr2015

El otro día hablando con un Director General de una mediana empresa me comentaba las dificultades que tenía para que la empresa se adaptará a los rapidísimos cambios que se están produciendo en el mercado y la sensación de soledad que le provocaba a veces ver que su equipo no entendiera su mensaje de urgencia y cambio.

Comentábamos que[inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”] el mercado está exigiendo a las empresas y a los equipos salir de su zona de confort[/inlinetweet], cuestionarse los liderazgos autoritarios, ajustar continuamente las acciones estratégicas y una rápida implantación bajo los parámetros de Lean StartUp.

Y nosotros lo vemos clarísimo.

[inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]Está demostrado que las especies que han sobrevivido son aquellas que han percibido y se han adaptado al entorno[/inlinetweet] y se han agrupado para afrontarlo. Que similitud con el mundo empresa, ¿verdad?

Y ¿Qué podemos hacer?

La respuesta está en unir y trabajar los 3 pilares fundamentales y diferenciales de una empresa:

  1. Hacia dónde va el negocio
  2. Cómo se gestionan los equipos de trabajo
  3. Las capacidades, habilidades y talento de sus personas

Hacia dónde va el negocio

Una empresa no puede adaptarse rápidamente y puede funcionar como una unidad si no sabe quién es y hacia dónde va, por lo tanto, el primer paso que necesita la empresa es definir cuál es el camino a seguir y cuáles son los proyectos que deben desarrollar.

Nosotros recomendamos que esta fijación del camino la hagamos con el Comité de Dirección entero y que de esta manera nos sirva para alinearlo e integrarlo como equipo. [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]Sin objetivo común no habrá empresa ni hay equipo[/inlinetweet].

Tenemos que construir los equipos de trabajo basados en el desarrollo continuo de objetivos claros de empresa y que cada equipo tenga claro sus objetivos.

En este proceso de fijación de objetivos hay que cuestionar variables como la flexibilidad, la colaboración, la innovación, el modelo de negocio y la propuesta de valor.

Cómo se gestionan los equipos de trabajo

Una vez el camino de la empresa esté claro y el equipo de Dirección esté suficientemente cohesionado, debemos ir construyendo [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]equipos de trabajo multidisciplinares tanto técnicamente como a nivel de habilidades y conocimientos[/inlinetweet], con un objetivo clave cada uno claro y bien explicado.

Con esta construcción de equipos conseguiremos una alineación total de la organización en la rápida adaptación al entorno.

Hay que utilizar la propia ejecución del trabajo para que el equipo se conozca y trabaje hacia lo que consideramos un [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]equipo ideal, dónde la confianza en los demás, el aprendizaje y la actitud son elementos fundamentales[/inlinetweet] para conseguir cumplir con creces los objetivos.

Las capacidades, habilidades y talento de las personas

No podemos tener empresas innovadoras sin tener equipos y personas innovadoras. [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]No podemos ser colaboradores 8 horas al día y 16 no. O nos comportamos así o no nos comportamos[/inlinetweet].

Con esto quiero decir que tenemos que trabajar también para extraer todo el potencial de todas las personas, retándolas, capacitándolas y consiguiendo que por sí mismas busquen un cambio en su manera de hacer y no sólo en el ámbito laboral.

Con todo este enfoque las empresas pasarán de una situación inicial más estática y pasiva a un [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]nuevo estilo de gestión que les diferenciará en el mercado y les acercará a las sostenibilidad del negocio.[/inlinetweet]

Te imaginas que podría conseguir la empresa si sus equipos:

  • Estuvieran alineados con la estrategia.
  • Fueran innovadores.
  • Propusieran continuamente nuevas ideas.
  • Desarrollarán autónomamente proyectos y los cerrarán.
  • Funcionaran como una unidad.
  • Cuestionarán el camino.
  • Conocieran más a los clientes.
  • Buscaran la excelencia como meta.
  • Estuvieran en continuo crecimiento.
  • Fueran flexibles y se adaptarán rápidamente a los cambios.
  • Anticiparan los cambios que se van a producir.

 

Suena bien ¿verdad?

Autor: Carlos Manglano

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *