Las diez reglas de oro de la gestión para asegurar la sostenibilidad de la empresa

28 Mar2015

«Necesito parar y reflexionar, hay demasiado niebla en el entorno que no me permite tomar decisiones correctas…» Me dijo hace pocos días un CEO amigo.

El entorno ha cambiado y aún no he empezado a entender algo del todo que me vuelven a cambiar las fichas del tablero y además transgrediendo axiomas que hasta ahora parecían absolutas verdades. ¿Qué terreno piso?, ¿Qué hago?

El consumo parece que repunta pero la deflación es una realidad. El valor unitario de lo que hago es bastante más bajo del de hace unos años y la tendencia parece indicar que va a seguir así. [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]¿Pueden coexistir ambas cosas a la vez?, ¿crecimiento y deflación juntos?[/inlinetweet]

El dólar llevaba anclado en valores alrededor de 1,25-1,30 respecto al euro y llevamos meses de caída libre, ¿hasta cuándo va a durar esto?

El petróleo ha bajado a la mitad, aparecen nuevas tecnologías de extracción que permiten una mayor competitividad y por tanto un ajuste en precios. ¿Es estable o una ilusión?

[inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]Aparecen nuevos compañías con nuevos modelos de negocio compitiendo en mercados maduros que están barriendo a competidores[/inlinetweet] establecidos durante mucho tiempo. ¿Esto me puede afectar a mí?

¿Qué más cosas están pasando que ni me estoy dando cuenta?, ¿será tarde cuando lo perciba?

Ante este entorno tan volátil, nos hemos permitido sugerir que diez reglas de oro debemos poner en marcha en la compañía para asegurar la sostenibilidad empresarial. Estas son:

  1. [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]Ser conscientes de la globalidad del entorno[/inlinetweet] en el que se mueve la empresa para observarlo de manera sistematizada por todo el equipo (nacional e internacional). Comprender y tomar conciencia de los cambios que se están produciendo y así responsabilizarse de las acciones a emprender para adaptarnos lo antes posible.
  2. Planificar procesos de reflexión en equipo, para actualizar y compartir quienes somos como empresa, qué hacemos juntos, para qué servimos, donde queremos llegar, en qué somos fuertes,… e ir ajustando así los planes de acción en desarrollo.
  3. Orientar a la organización a conocer mejor al canal a través del que vende, sus necesidades, sus inquietudes, sus deseos y miedos,… qué pasa en su sector, que cambios está habiendo, qué objetivos tienen, que acciones están desarrollando, cómo premian a las personas con las que nos relacionamos,….y así individualizar nuestros mensajes con cada uno de ellos.
  4. Observar el comportamiento de quienes hasta ahora eran nuestros competidores y en qué medida están entrando nuevos que hasta ahora ni siquiera imaginábamos debido al desarrollo de nuevas tecnologías y cambios sociales.[inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»] Aprender de otros mercados más maduros porque nos enseñaran caminos a poner en práctica[/inlinetweet].
  5. Trabajar con el usuario final para entenderlo y orientar nuestro trabajo hacia sus necesidades. Colaborar así con el canal en el desarrollo conjunto de acciones orientadas a su servicio. Es una falta de responsabilidad empresarial delegar su entendimiento.
  6. Explorar a través de las nuevas tecnologías nuevas vías de relación directa con el consumidor y fomentar la colaboración empresarial a lo largo de toda la cadena de suministro para el correcto alineamiento de intereses.
  7. Observar otros sectores, desde los más cercanos hasta los más alejados, para entender así mejores prácticas a la par que nuevas tendencias empresariales que se estén desarrollando y que pueden finalmente afectar en nuestro negocio (ejemplo: efecto de Amazon en la distribución).
  8. Analizar tendencias para analizar su impacto en nuestro negocio: cambios sociales, economía social colaborativa, nuevas tecnologías, crisis del petróleo, cambios del tipo de dólar, envejecimiento población, cambio climático,…
  9. Elegir de la multitud de opciones que se deriven del análisis sistematizado del entorno donde focalizar los recursos escasos, estando estos directamente conectados con la esencia de la propuesta de valor y con los valores empresariales definidos desde la misma fundación de la empresa, ya que es lo que nunca cambia a lo largo del tiempo.
  10. [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]Asegurar el máximo grado de eficiencia en todo lo que hacemos[/inlinetweet] (el mercado no perdona sobrecostes) a la par que dotar a la empresa de la flexibilidad adecuada para poder volver a cambiar conforme el mercado lo requiera, ya que cada vez va a ser de con cadencia más corta.

diagrama improven

Muchos cafés a compartir con el equipo van a hacer falta para acometer este viaje, pero al menos disponemos de una hoja de ruta que nos pueda permitir ir trazando un camino y asumir la responsabilidad de ser consecuentes con el entorno que vivimos e ir tomando las decisiones adecuadas en cada momento para asegurar la sostenibilidad del negocio.

Muchas gracias, ¿Cuánto le debo?

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *