Los cuatro elementos de la creatividad. Fuego, aire, agua y tierra.

2 May2014
Los cuatro elementos de la creatividad. Fuego, aire, agua y tierra. pequeña

Einstein nos dijo: “Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes”. La cuestión parece bastante obvia, lo que no nos dijo era decidir cuáles son las que debo hacer.

Inmersos como estamos en un cambio de paradigma, en el que la digitalización y la globalización están cambiando el mundo tal y como lo conocemos, abordar el proceso de salida de nuestra zona de confort, bastante sufrida ya por los continuos ajustes y esfuerzos que hemos tenido que ir haciendo, para encontrar las nuevas vías de supervivencia e incluso de océanos azules, requiere de un proceso de reflexión creativa estructurado que permita asegurar los resultados en tiempo y coste. 1% de inspiración y 99% de transpiración.

Además, este proceso de reinventarse debe ser un trabajo en equipo, en el que cada uno de los componentes pueda participar y entender las decisiones que se van tomando, de modo que el proyecto vital individual coincida con el colectivo. Solo así, con alma y cuerpo de cada uno es cuando en un mundo tan competitivo podemos realmente lograr los objetivos deseados. En el futuro la clave no está en el conocimiento, sino en actitud de las personas.

Este proceso consta de cuatro principales fases que debemos abordar de manera sistemática. Estos son:

1. Fuego: Preparación y motivación personal. Aceptación de la nueva realidad y de que debemos poner en marcha nuevos formas de hacer. Fase de búsqueda de información, inspiración, de experiencias, observar, leer, pensar…

2. Aire: Generación de ideas. El NO está prohibido. Todo vale, construimos sobre lo que todos aportamos, todas las ideas son bien venidas, liberación, inspiración,…

3. Agua: Selección y evaluación de las que tengan más viabilidad tras contrastar numérica y empíricamente. Ensayos, pruebas pilotos, test, ….

4. Tierra: Expandir, comunicar, abrir, involucrar, implantar…. e ir corrigiendo el rumbo conforme vamos avanzando y extendiendo lo “nuevo” por la organización.

En este caso, una vez aceptado lo que nos dice Einstein, sigamos el lema de google “fail fast, learn fast, fix fast”. Lo que para Machado sería: “caminante no hay camino, se hace este al andar”.

Incidir igualmente, es necesario que este proceso creativo se incorpore al propio día a día de la organización, que sea parte del ADN de la misma. No podemos permitirnos planes de acción a 5 años vista, hoy todo va muy rápido. Como empresa debemos ser mucho más ágiles y flexibles y reaprender permanentemente. Tener la humildad de reconocer que en muchas ocasiones acertamos y que en otras aprendemos.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *