Aspectos operativos básicos que debes conocer a la hora de lanzar un canal de venta on-line

4 Jun2015

El crecimiento del comercio electrónico año tras año es cada vez mayor y lo que empezó como algo reservado únicamente a un grupo reducido de consumidores atrevidos, se ha extendido hasta convertirse en algo habitual. ¿Quién no mira en internet antes de realizar cualquier compra? A todos nos gusta poder comparar y conocer la oferta de productos o servicios de lo que queremos comprar. Las barreras iniciales relacionas con el miedo a ser engañado, a las dudas en caso de tener que realizar devoluciones y otras similares, se han reducido y cada vez más consumidores apuestan por este canal para realizar sus compras.

[inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]La tecnología está teniendo un papel clave en el crecimiento del canal on-line ya que facilita a los consumidores el acceso a mercados de todo el mundo[/inlinetweet] y reduce la distancia entre el fabricante y el consumidor, eliminando intermediarios en la cadena y por tanto costes ¿Quién nos iba a decir hace unos años que podríamos comprar fruta por internet?

Por otra parte, [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]el consumidor está cambiando y es que cada vez es más exigente con los plazos de entrega, está tecnológicamente conectado y le gusta estar informado para comparar [/inlinetweet]antes de comprar.

Todos estos factores están obligando a que muchas empresas tengan que desarrollar este nuevo canal para no perder clientes, forzados en ocasiones por la competencia directa o por la aparición de nueva competencia que se posiciona en el canal. Esto, lejos de ser una amenaza, es una oportunidad para llegar a clientes a los que antes no se llegaba aunque también puede suponer un riesgo si no se gestiona correctamente.

[inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]A la hora de poner en marcha un canal de venta on-line es importante tener muy bien definida la estrategia de marketing[/inlinetweet] del canal para conseguir notoriedad y tráfico y saber cómo afecta este nuevo canal a nuestra cadena de suministro actual tanto a nivel de proveedores, procesos, organización y personas. Es estratégico que el canal funcione de manera eficaz y eficiente. Eficaz ya que un mal servicio en cuanto a plazos de entrega elevados o errores en las entregas, supone con seguridad la pérdida del cliente, y eficiente ya que la tendencia es a gestionar multitud de pedidos de multitud de usuarios con cestas medias bajas.

Los principales aspectos operativos a considerar en la implantación de un canal de venta on-line que afectan a la cadena de suministro se pueden agrupar en cuatro bloques que son:

  • Demanda
  • Almacenamiento
  • Packaging
  • Distribución

 

Demanda: La demanda no se comporta como en los modelos de suministro habituales. Es mucho más impredecible y dependiendo del sector, se concentra en determinados días de la semana por tanto es necesario analizarla con detalle para identificar el patrón de consumo y definir los stock de seguridad, tamaños de lote de reaprovisionamiento y puntos de pedido de cada producto que garanticen un buen nivel de servicio. Por otra parte, se puede hacer más previsible la demanda forzando, mediante acciones promocionales y ofertas puntuales, la venta de productos o servicios específicos.

Almacenamiento: Como se ha comentado anteriormente, la tendencia es a tener que gestionar muchos pedidos diferentes de cantidades pequeñas. A este nivel, el tiempo de preparación de pedidos y la fiabilidad pasan a ser factores clave. Por ello, es necesario hacer un estudio de inversión y valorar la posibilidad de automatización del almacén mediante sistemas de carruseles o incluso robotizados como ocurre en sectores como el de la distribución farmacéutica que agilicen el proceso y reduzcan los errores ya que suponen una ventaja competitiva. Para aquellos, donde por volumen no se justifique la inversión en su automatización, [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]es necesario definir las ubicaciones de los productos en el almacén usando criterios de rotación para reducir los movimientos y los tiempos de preparación[/inlinetweet], incrementando así la productividad y permitiendo absorber un volumen mayor de pedidos sin necesidad de incrementar costes.

Packaging: [inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”]Para mantener una eficiencia en costes, es necesario que los productos se almacenen acorde a cómo van a ser servidos los pedidos[/inlinetweet]. Es decir, si se van a servir unidades sueltas no tiene sentido que a nivel productivo se agrupen productos por lotes de varias unidades ya que va a suponer un retrabajo innecesario y más tiempo de preparación de los pedidos. Esto es un aspecto importante tanto para las empresas fabricantes como las que comercializan. Para los fabricantes, por las implicaciones tanto en la planificación, producción y ubicación en el almacén y para las que comercializan ya que deben tratar de llegar a acuerdos con proveedores y trabajar en formas de packaging que faciliten la preparación de pedidos posterior.

Distribución: La distribución en el canal se caracteriza por los envíos directos al consumidor en plazos reducidos. Para poder atender este modelo de servicio de una manera eficiente[inlinetweet prefix=”Improven” tweeter=”Improven” suffix=”Improven”] es necesario una mayor cooperación entre los distintos actores de la cadena de suministro y no trabajar de manera individual [/inlinetweet]llegando a acuerdos con proveedores de transporte especializados,  compartiendo y  aportando información útil para el cliente y poniendo al servicio del cliente los últimos avances tecnológicos que permitan el seguimiento y monitorización de sus pedidos.

Se trata, por tanto, de un proyecto empresarial que se presenta, en muchos casos, como casi obligatorio, que supone un cambio en el modelo de gestión de las cadenas de distribución tradicionales con el hándicap de que el riesgo que se corre de perder clientes si no se da un servicio excelente es mucho mayor que en los sistemas tradicionales. Por tanto, analiza el funcionamiento de tu cadena de suministro actual e identifica sobre qué aspectos debes centrarte para conseguir cumplir con las exigencias de servicio manteniendo los costes ajustados. ¡A POR ELLO!

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *