2020, el año en el que vivimos peligrosamente

29 de Junio 2020

2 minutos, 49 segundos

2020, el año en el que vivimos peligrosamente

2020, el año en el que cambió nuestra empresa (y nuestra vida)

En estos días en los que parece que la pandemia comienza a estar controlada y poco a poco se retoma la nueva normalidad (ese eufemismo que se ha buscado para hacernos creer que todo es ‘normal’, cuando en realidad ya nada es lo mismo), es habitual echar la vista atrás y hacer un pequeño resumen de lo sucedido en la economía española durante los últimos meses.

La primera frase que me ha venido a la cabeza cuando he empezado este ejercicio es el título de la película «El año que vivimos peligrosamente», no por el contenido de la película en sí sino porque la situación del país (y la mundial) se puede calificar, sin lugar a dudas, de peligrosa.

El rumbo que ha tomado la economía de España, debido a la coyuntura económica y las decisiones tomadas, nos ha llevado a una situación de desconfianza tal que ya se está hablando de una recesiónde enormes consecuencias para nuestra economía.

Si hacemos un repaso de lo que ha sucedido en España durante este año 2020, especialmente desde que se ha entrado en Estado de Alarma, ha habido muchas decisiones que han puesto en jaque a la economía española: cierre obligatorio de empresas, suspender el ejercicio de determinadas actividades para mantener a raya la propagación de la enfermedad, prohibición de despidos, la posible derogación de la reforma laboral por sorpresa y sin consenso con patronal,…

Los resultados conseguidos con estas medidas muy probablemente dejarán muy tocada a la economía española, que ya puede hundirse hasta un 22% en este trimestre.

Y es que las medidas del Gobierno parecen no ser suficientes, y en los próximos meses van a acrecentarse los problemas del desempleo, déficit y PIB sin solución en el corto y medio plazo. Y lo que es más importante todavía, a nivel internacional los niveles de confianza en la economía española están por los suelos.

2020, el año en el que vivimos peligrosamente

Para solucionar el problema considero que se necesitan importantes decisiones y una reforma estructuralen el que se replanteen los principios económicos del país: posicionamiento competitivo de España en el contexto internacional, valores de nuestros ciudadanos, modelo de gasto público, gestión de la Administración, competitividad de las empresas, etc.

A todo esto, hay que añadir que en el entorno empresarial, tenemos un problema competitivo a nivel internacional ya que en muchos sectores somos poco productivos, poco innovadores y caros. Obviamente ese no es un posicionamiento sostenible a largo plazo.

Los empresarios y directivos de este país, tenemos que obligarnos a mejorar esa competitividad.

No podemos dejar en manos del gobierno o actores externos todas las decisiones y tenemos que atrevernos a tomar medidas profundas y relevantes en nuestras compañías.

Si queremos seguir siendo caros, tenemos que ofrecer mucho más valor añadido y por tanto deben cambiar radicalmente nuestros modelos de I+D y de productividad.

Si no conseguimos hacer este cambio, no habrá hueco en el mercado para muchas de nuestras empresas y eso será un problema grave. Además, no debemos nunca olvidar que la generación de empleo está directamente ligada a la competitividad de las empresas ya que, si las empresas no son competitivas, no crecen y si no crecen, no generan empleo.

2020, el año en el que vivimos peligrosamente

Aunque también hay muchas buenas noticias.

España es un país con muchas posibilidades para volver a ser competitivo: sólo necesitamos los líderes adecuados que haga el trabajo que hizo Steve Jobs y tomen decisiones profundas.

Al igual que una empresa cuando está en un momento difícil, hacen falta líderes valientes y que adopten medidas contundentes y en muchos casos impopulares para preservar el bien general.

Debemos estar contentos porque al final se han empezado a tomar decisiones (en gran medida por la presión internacional) pero esto es sólo el principio de la reestructuración que el país necesita ineludiblemente para seguir siendo competitivo.

Fernando LlanoSocio de Improven

Ver comentarios de este post ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web

Aceptar Leer más