Claves para dirigir pensando en la estrategia

18 Nov2020
Claves para liderar con estrategia

La dirección de una empresa, un equipo, un departamento es un reto que se soporta en 3 pilares: conocer tus recursos, entender su potencial y fijar metas para dirigir el potencial de los recursos disponibles hacia el cumplimiento de la misma. Esos 3 pilares se materializan en una estrategia.

Dirigir pensando en la estrategia

¿Qué es dirigir pensando en la estrategia? Sistematizar el proceso de observación y monitorización del entorno, desde lo más cercano (la organización propiamente dicha), hasta lo más lejano (tendencias), de modo que permita reflexionar e inspirar la generación de ideas, para ir filtrándolas progresivamente hasta seleccionar las oportunidades en las que focalizar los siempre recursos escasos, en los que ser eficiente a la par que flexible para volver a reasignarlos en función del siguiente bucle del proceso.

Esta sistematización permite generar conciencia de necesidad de cambio de la organización, y así ajustar permanente la asignación de recursos en función de los cambios que se detectan en el entorno.

improven diagrama claves para dirigir pensando en la estrategia

Supone asumir la responsabilidad en la propia compañía para leer el entorno y decidir los cambios que se deben abordar. Surgiendo desde dentro, las personas se comprometen y la velocidad de transformación se acelera, convirtiéndose así en una ventaja competitiva. Las personas no nos negamos a cambiar, nos resistimos a ser cambiadas.

Las decisiones estratégicas

Una decisión es estratégica cuando afecta significativamente a la razón de ser (esencia) de la organización y/o a sus posibilidades de supervivencia y crecimiento. Exige un importante compromiso de recursos, sus efectos se harán sentir durante un largo período de tiempo (consecuencias a largo plazo), tiene un impacto global sobre el conjunto de la organización y es difícilmente reversible.

banner improven 02

¿Qué aporta en el día a día gestionar de este modo?

Permite estar permanentemente revisando y cuestionando lo interno y lo externo para facilitar el entendimiento y toma de conciencia. Unificando los criterios y, por tanto, generando cohesión en el equipo. Simplifica la toma de decisiones y, por tanto, incrementa la velocidad en la ejecución y se asume la responsabilidad de ir donde uno quiere y no donde le llevan.

¿Cómo hacer efectiva la estrategia?

En primer lugar, actualizarla de manera permanente y sistematizada. A partir de aquí, comunicarla tanto a nivel formal (carteles, reuniones, publicaciones,…) como informal (en los actos del día a día, en las decisiones de gestión,…) para transmitir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, logrando que se entienda y sea creíble.

Planificar, asignar recursos y responsables, en diferentes ejes temporales (corto, medio y largo plazo) siendo conscientes que en la ejecución está la diferencia, como dice la famosa cita: el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. Involucrar a los mandos intermedios que son los máximos responsables de la ejecución del día a día de la compañía y por último ejecución, ejecución + ejecución (consistencia).

¿Cómo surge?

Por propia inquietud y necesidad inherente de las personas y de su momento vital, por disponer de conocimiento, capacidades y formación, por intuición e inteligencia al ser capaz de entender el entorno y detectar las oportunidades, por último por voluntad interna (generación de compromiso del equipo y de las reglas del juego) y externa (consejo, propiedad, proveedores, banca,…).

Podríamos decir que es muy similar a navegar. A partir de conocer el barco en el que viajo (la empresa) y habiendo identificado un destino (objetivo a alcanzar) vamos zigzagueando en función de cómo cambia en tiempo, el mar, las necesidades de repostaje,… No es una línea recta, es una constante adaptación y ajuste en la ruta, sin perder de vista nunca el objetivo pero leyendo los cambios para evitar y/o reducir los riesgos. No delega el capitán la toma de decisiones, se forma y capacita, utiliza instrumentos de navegación, controla el estado de la nave, se apoya en la tripulación,…

La estrategia durante el 2020

Este año incierto ha sido como adentrarse en aguas desconocidas y turbulentas. Muchas veces sin poder parar, sin poder descansar, cada día ha sido una odisea. Pero también ha demostrado la importancia de mantener los recursos y la empresa trabajando en una misma dirección.

Llegar a América no fue tarea fácil, pero haberlo deseado, planificado, haberse puesto en marcha e ir ajustando el rumbo fueron los pasos imprescindibles para alcanzar el éxito. Y tras un viaje largo, lleno de peligros y de incertidumbre, consiguieron alcanzar su meta.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *