Diseñando el futuro: ¿quieres llegar a tu América? o ¿te conformas con llegar sólo donde quieres? (2/3)

2 Sep2014

3. El tercer elemento clave es la implantación del proceso de agilidad estratégica, que asegure la capacidad de adaptación permanente. Para ello, la empresa debe mantener ejercicios estructurados de revisión estratégica, en los que se desarrollen de manera planificada los siguientes pasos:

proceso-agilidad-estrategica-improven

a. Inspiración de las personas a través de la observación, del entendimiento del entorno, cercano y lejano. Búsqueda permanente de nuevos conceptos y tendencias, novedades. Con foco principal en la escucha activa del cliente y del mercado (cercano y lejano). La empresa debe generar alrededor suyo un conjunto de puntos aparentemente inconexos, tanto dentro de su zona de confort (lo que hoy es), como más alejados, que le permitan ir uniéndolos conforme lleguen a tener sentido.

b. Definir planes de acción.

i. Poner en primer lugar ejercicios metodológicos de generación de ideas. Incentivar la cultura de la creatividad y de la innovación empresarial, todo es cuestionable y cambiable. Aceptación de lo diferente y del error. Desarrollo de innovación abierta.
ii. Selección de las mejores ideas, y trabajo con ellas para ir aterrizándolas con mayor nivel de detalle y concreción, dándoles forma.
iii. Evaluación de las seleccionadas, realizando análisis de pros y contras de cada una así como estudios de viabilidad y rentabilidad.

c. Pruebas Piloto. Validación y testeo, ejercicios en campo real, con cliente y en mercado. Reajuste de planteamientos, corrección, eliminación, aprendizaje, perfeccionamiento, adecuación.

d. Multiplicar: Explotación de la misma e incorporación progresiva hacia la operativa de la compañía.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *