El reto de volver a crecer

4 Oct2014

Tras los últimos años en los que las compañías han tenido que luchar contra factores económicos adversos, así como contra una gran falta de liquidez en los mercados financieros, las organizaciones deben replantearse su estrategia para los años venideros, de forma que puedan aprovechar las ventajas de haber superado la gran tormenta.

Esta estrategia será la hoja de ruta que defina como afrontar el futuro de la compañía en un entorno cambiante y sin lugar a dudas será la base a efecto de poder estimar las inversiones y los futuros retornos derivadas de las mismas en áreas tales como recursos financieros, talento humano, tecnología e innovación, en definitiva…Cómo aprovechar al máximo las oportunidades del mercado.

Sin duda la definición de la hoja de ruta establece cada uno de los objetivos de las distintas áreas de la empresa y permite dinamizar el trabajo en equipo de las organizaciones. A su vez esta hoja de ruta permite establecer un mensaje claro sobre los próximos pasos a realizar a los distintos agentes externos del  mercado (clientes, proveedores, entidades financieras, accionistas, etc.)

Tras estos últimos años,  el principal reto de las compañías es volver a crecer. Las principales vías de crecimiento de las compañías tienen su base en la implementación de acciones como las que se describen a continuación;

  • Crecimiento orgánico por inversiones en capacidad productiva, acciones comerciales etc…prioridad en las inversiones, análisis y calendarización de la inversión/rentabilidad
  • Diversificación o creación de nuevos productos y/o canales de venta ¿Especialización o diversificación?
  • Apertura de nuevos mercados ¿Internacionalización o no? Y en su caso será necesario el desarrollo de una estrategia asociada a la internacionalización
  • Crecimiento inorgánico mediante la adquisición, absorción o fusión con otras empresas, lo que conlleva la Identificación, negociación, financiación e integración de las entidades.

Asimismo,  en el entorno cambiante en que debemos competir, la estrategia de las compañías debe tener en cuenta aspectos tales como la innovación para poder mantener la propuesta de valor de la empresa frente a sus clientes (ofrecer algo más que sus competidores) mediante la puesta en funcionamiento de forma ágil y flexible de herramientas asociadas a los nuevos hábitos de consumo.

El éxito del reto ante el que se encuentran los empresarios y directivos redundara en la medida que puedan acertar en la toma de sus decisiones así como en la ejecución de llevar a cabo cualquiera de las acciones comentadas, en un entorno en el que en la mayor parte de los casos han visto reducidos tanto los recursos financieros como el talento con los que cuentan en sus organizaciones.

Para poder afrontar estos retos entendemos necesario adaptar la estructura de la empresa hacia un modelo más flexible (variabilización y/o reubicación de costes) y reflexionar sobre como poder sacar provecho de los demás, al compartir todas estas inquietudes con profesionales, entendiendo que hacer el mejor uso de las ideas internas y externas así como la implementación ágil y eficiente de las mismas nos acercara con mayor probabilidad al éxito empresarial.

Autor: Fernando Ligues

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *