LA MEJORA CONTINUA VUELVE A SER NOTICIA.

1 Jul2019

 

Es uno de los conceptos o, mejor dicho, principios, que se mantienen inalterables en el tiempo desde los inicios de la Calidad. El concepto de Mejora Continua es el principio que nos lleva a conseguir los mejores resultados en personas, clientes y negocio.

El glosario de términos de la ASQ (American Society for Quality) nos indica que La mejora continua “Continuous improvement”, a veces llamado “continual improvement”, es la mejora continua de productos, servicios o procesos a través de mejoras incrementales e innovadoras. Estos esfuerzos pueden buscar mejoras «incrementales» a lo largo del tiempo o mejoras «avanzadas» a la vez.

El ciclo de mejora continua PDCA es una metodología que sistematiza la mejora continua en los procesos con el fin de conseguir que dichos procesos sean capaces y eficientes, favoreciendo su seguimiento y medición.

La base de la calidad es el modelo de mejora continua del proceso

 

Plan-do-check-act (PDCA) es un modelo para llevar a cabo el cambio que refleja un ciclo que debe repetirse una y otra vez para desplegar la mejora continua. Walter A. Shewhart fue el primero que habló del concepto de PDCA en su libro de 1939, Statistical Method From the Viewpoint of Quality Control.  W. Edwards Deming fue el primero que dio a conocer el término «ciclo Shewhart» para PDCA, llamándolo por el nombre de su mentor y maestro en Bell Laboratories en Nueva York. Deming promovió PDCA como el principal método de conseguir un proceso de mejora continua.

La realización de la Mejora Continua

 

Es muy importante distinguir entre la mejora periódica y la mejora continua.

  • Mejora periódica: es la que realizan los trabajadores y directivos, ayudados por el personal de staff. Las acciones de mejora se desarrollan en un período de tiempo concreto con inicio y fin determinados. En muchas ocasiones cuentan con un presupuesto limitado y asignado a-priori. Fue un término más amplio preferido por W. Edwards Deming para referirse a procesos generales de mejora y abarcando mejoras «discontinuas» – es decir, muchos enfoques diferentes, cubriendo diferentes áreas.
  • Mejora continua: se basa en la aportación permanente de pequeños detalles, pequeñas mejoras que ayudan a mejorar los procesos y a mejorar la organización con un enfoque más específico en la mejora lineal, incremental dentro de un proceso existente. La búsqueda de los pequeños detalles es fundamental y los trabajadores directamente involucrados en el proceso son los que mejor pueden percibirlos.

 

La mejora se realiza y se mantiene gracias a las personas.

 

Para hacer efectiva la mejora continua debemos asegurar que la organización sabe implicar a los trabajadores y posee un canal efectivo para recibir las sugerencias de mejora de éstos y recompensarles adecuadamente por sus aportaciones.

Los mandos intermedios ayudarán al resto de trabajadores a entender y aceptar esta nueva responsabilidad y a concretar las sugerencias de mejora. La Dirección mantiene la prerrogativa de indicar el camino a seguir por la organización.

Hay elementos que perduran en el tiempo y que tienen hoy más relevancia que nunca en una organización que quiera implantar un sistema de mejora continua: lo más importante es cuidar y potenciar el capital humano.

La organización se percibe como un todo, un gran equipo donde cualquiera puede aportar sus conocimientos y su experiencia para contribuir a la mejora continua.

El personal de la organización es un elemento clave para trabajar con la flexibilidad que requiere el sistema, con un amplio abanico de habilidades y con la posibilidad de una formación continua. Son las personas las que mejor conocen el proceso y, por tanto, quienes más pueden ayudar en la mejora de este.

“No existe la figura de la persona que trabaja, sino la de miembros de un equipo de trabajo”

El funcionamiento del equipo se basa en la flexibilidad de tareas y la transferencia de conocimiento -entre sus miembros y la organización- dentro de un sistema estructurado.

A partir de ciertos niveles dentro de la organización es muy importante que los equipos de trabajo sean multidisciplinares. Es decir, que en un mismo equipo de trabajo lean existan representantes de varias áreas, departamentos o miembros de otros equipos. El objetivo es tratar problemas comunes de la Cadena de Valor y favorecer la transferencia de conocimiento.

La Mejora Continua hoy

 

Cuando hoy hablamos de mejora continua, no podemos de dejar de referirnos a la metodología Lean. Cada empresa quiere una mejora continua en costes operativos, la eficiencia y el servicio. Pero incluso para las Organizaciones que siguen el camino de otras Empresas referentes en la aplicación de Lean, aplicando los conceptos de mejora continua originales, esto puede ser difícil de lograr.

Las iniciativas de mejora transversales generalmente descubren grandes ahorros e importantes cantidades de desperdicios desde el inicio de los procesos. Sin embargo, cada vez nos enfrentamos más a que, una vez que esas nuevas eficiencias se han incorporado en las operaciones diarias, los ahorros generados disminuyen.

Los principios y orientación hacia la eliminación constante del despilfarro que nos ofrece la metodología Lean son una excelente fuente de ideas para realizar mejora continua e incremental en la eficiencia de la cadena de suministro y de toda la Organización. Pero cuando esos conceptos han brindado sus mayores beneficios, las empresas deben adoptar un enfoque más integral para encontrar nuevos ahorros y oportunidades para dar al cliente todo lo mejor.

Las nuevas tecnologías, las alianzas estratégicas y la apertura al cambio son herramientas importantes para llevar la mejora continua al siguiente nivel.

Las Empresas que están hoy en día ante el desafío encontrar continuamente nuevas oportunidades de ahorro y lograr mejoras en sus cadenas de suministro año tras año miran más allá de las fuentes obvias de desperdicio y se adentran en los elementos que generan competitividad de su Organización.

 

El lean manufacturign, método clave contra el despilfarro en procesos

 

El siguiente nivel

 

Llevar la mejora continua al siguiente nivel requiere subir la escala de madurez de las operaciones desde las transacciones más simples a los procesos más complejos donde el despliegue de los proyectos está totalmente alineado con las actividades estratégicas.

Para lograr esto, los Gerentes hoy en día deben considerar sus operaciones de manera más creativa y estar abiertos a las ideas del «siguiente nivel», realizando una vigilancia continua de la dinámica cambiante del mercado para garantizar que los nuevos conceptos de mejora se alineen con la demanda de sus clientes actuales y potenciales.

Estos esfuerzos se siguen centrando en dos áreas principales: reducir el desperdicio y aumentar la productividad, pero ahora muchas de las ideas que se imponen aprovechan los avances en tecnología y análisis para identificar oportunidades previamente desconocidas.

Desde hace años ya no sólo es válido hablar de Mejora Continua en términos organizativos, ya que el dominio de las fuentes de datos complejas y extensas se ha convertido en un factor diferenciador en la Industria y en los Servicios, impulsando actividades de alto nivel que afectan a toda la Organización.

 

Las grandes fuentes de información ayudan a descubrir para luego eliminar los despilfarros a lo largo de toda la Cadena de suministro de extremo a extremo, y así alcanzar mejoras de los costes que nos lleven a ratios de entre un 10 y 20 por ciento cuando se consolidan los nuevos estándares y se incorporan los elementos transaccionales de la actividad.

Lean es un viaje interminable que aspira a la «perfección» donde la importancia de crear una cultura lean es muy relevante, y no se debe subestimar, especialmente cuando nos enfrentamos a las dificultades de la implantación y mantenimiento de los estándares y sistemas. Esta La cultura Lean podríamos describirla como una cultura de resolución de problemas y se basa en los conceptos de mejora continua y aprendizaje

 

La cultura de Toyota (origen de los principios Lean) se puede resumir a través de los dos pilares que lo sustentan: «Mejora continua» y «Respeto por las personas». Mejora continua, a menudo llamado Kaizen, define el enfoque básico de Toyota para hacer negocios.

kai en japonés significa ‘cambio’

zen en japonés significa ‘bueno’

 

El principio de Mejora Continua incorpora las herramientas y métodos utilizados para mejorar la productividad.

El principio de «Respeto por la gente» encarna el liderazgo, comportamientos y prácticas que deben ser coherentes con los esfuerzos para eliminar el desperdicio y crear valor para clientes finales.

Implementar los principios del pensamiento lean en una organización, inevitablemente significa cambiar uno o más procesos de negocio y adoptar nuevas formas de hacer las operaciones, incluyendo el uso de nuevas herramientas y técnicas.

Cómo analizar los procesos de negocio

 

Dos aspectos son importantes al analizar los procesos de negocio:

  1. Identificación de los procesos clave: Lo primero que debemos hacer es identificar qué procesos son clave para garantizar que una empresa pueda operar con éxito su negocio principal

 

  1. Diseñar. Una vez tenemos identificados los procesos clave el siguiente paso será diseñar y optimizarlos, para entregar valor al cliente, negocio o flujo de valor.

 

Las empresas necesitan poner el mismo tiempo y recursos para desarrollar sus capacidades «por encima de la línea de flotación« hacia el cliente, así como su «por debajo de la línea de flotación» con técnicas, herramientas y hacia la organización interna, con capacidades si quieren progresar más allá de las ganancias rápidas para incorporar una cultura de mejora continua.

 

Los líderes Lean

 

La organización que parece más probable que pueda mantener los principios Lean o de mejora continua habrá invertido mucho tiempo y recursos construyendo sus capacidades «por debajo de la línea de flotación». Se enfocará en Desarrollar Líderes Lean y en la educación continua de todo el personal. Habrá alcanzado un alto nivel de participación del personal que proporcione un fuerte impulso para las mejoras. Su mayor éxito será el fuerte compromiso de gestión y liderazgo.

No hay duda de que la capacidad de la metodología Lean o los principios de mejora continua son fundamentales para incorporar un cambio de cultura, sin embargo, el proceso de cambio tiene que re-enfocarse en la transformación cultural a largo plazo a través del desarrollo de líderes Lean. La palabra Lean podría ser reemplazada de nuevo por Mejora Continua para eliminar las percepciones o connotaciones negativas que actualmente tienen en muchas organizaciones acerca de Lean.

Juan Torrubiano

Socio de Improven

jtorrubiano@improven.com

 

 

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *