¿Por qué mi equipo no rinde como espero?

14 Nov2014

En ocasiones los directivos de las compañías tienen la sensación de que están “solos” y de que su equipo de trabajo “no les sigue”, es decir, que los planes de trabajo y acciones que se lanzan internamente se alargan más de la cuenta o peor aún, no se acaban cumpliendo, que son ellos los únicos que aportan ideas nuevas o que parece que al resto no le preocupe lo que ocurre en la empresa y se preguntan ¿por qué?

Muchos pueden ser los motivos por los que las personas no rinden en el trabajo lo que se espera de ellas o no explotan el potencial que tienen, pero si en algún momento te has hecho esta pregunta vale la pena que hagas reflexión acerca de los principales factores, que según un estudio realizado por Otto Walter, habitualmente “desenganchan” a las personas de su trabajo, y los compares con tu empresa.

  • Exceso de tareas y urgencias: El exceso de tareas y urgencias suele ocasionar errores que generan nuevas tareas y urgencias con lo que el trabajador tiene la sensación que trabaja mucho pero su trabajo no es efectivo, lo que disminuye su motivación y con ello el rendimiento.
  • Falta de organización y agilidad en los procesos: La falta de definición y claridad de cómo tratar los asuntos clave y qué canales utilizar para solucionar asuntos donde están involucrados varios departamentos de la empresa, afecta enormemente en el rendimiento.
  • Presión por el resultado a corto plazo: La tensión en el trabajo es necesaria y nos hace superarnos como profesionales pero mal gestionada, por parte de los directivos, puede tener un efecto totalmente contrario. Si no existe una coherencia entre las exigencias a corto con las necesidades a medio o largo plazo, los trabajadores tendrán la sensación de estar mal gestionados.
  • No saber decir “NO” a lo secundario: En este punto, es clave que los directivos generen con sus equipos un ambiente de confianza suficiente de manera que tengan la capacidad para decir “no” a temas que no son prioritarios en ese momento para la compañía y vayan a “desfocalizar” de lo importante y poder re planificarlos para otro momento.
  • No tener claros los objetivos, las prioridades y lo que se espera de uno: Si queremos obtener el 100% de rendimiento de una persona lo primero que tenemos que hacer es dedicarle tiempo a explicarle exactamente qué se espera de ella. Sin esto claro los mejores profesionales no tendrán cabida y abandonarán la compañía.

JA_201410 ¿Porque mi equipo no rinde como espero_formato_nuevo

Estos son, según el estudio, los principales efectos desmotivadores, pero existen otros que también afectan al compromiso de las personas y sobre los que se tiene que trabajar si se quiere tener un equipo comprometido. Para abordar un proceso de cambio organizacional que consiga enganchar de nuevo a las personas se debe trabajar sobre los siguientes aspectos de manera global:

En la situación actual, donde las empresas están empezando a pensar en volver a crecer tras haber pasado la peor parte de la crisis económica, no es momento de pensar en comprar maquinaria para volver a crecer sino de reflexionar hasta qué punto tenemos preparada nuestra empresa a nivel organizativo y comenzar un proceso de transformación empresarial para conseguir el máximo potencial de las personas que serán los cimientos sobre los que se sustentará el crecimiento.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *