¿Quién es quién en un plan estratégico? Una visión sistémica de las organizaciones en proceso de cambio.

5 Dic2016

O, lo que es lo mismo, [inlinetweet prefix=»null» tweeter=»null» suffix=»null»]adiós al Yo, adiós al ego, y bienvenido al nosotros, a la visión global y holística de la organización[/inlinetweet]. Desde hace ya varios años y derivado del cambio de ciclo en el que nos encontramos, hemos participado en numerosos planes estratégicos de compañías de muy diversa índole de nuestro país. Desde Improven impulsamos el proceso de reflexión, definimos y aterrizamos los proyectos que nacen fruto de este Plan Estratégico Aterrizado que la empresa tiene que abordar para adaptarse a estos tiempos de cambio en los que estamos inmersos.

En este caso quiero compartir cuales son, según nuestra experiencia, los diferentes roles que deben cumplir cada uno de los principales involucrados en este proceso de cambio y adaptación permanente de las organizaciones.

Los “jugadores” principales son el Consejo de Administración, en quien delega la Propiedad, la Dirección General, el Equipo Directivo y los Mandos Intermedios. Cada colectivo tiene roles diferentes en el proceso de transformación empresarial que supone aterrizar un plan estratégico y que, como no podía ser de otra manera, se va adaptando según su grado de avance.

Es crítico que en el Consejo de Administración exista un grado de cohesión adecuado para poder definir con claridad y homogeneidad de criterio, el camino por el que debe ir la empresa, indicando los niveles de riesgo que están dispuestos a asumir según su grado de ambición (crecimiento, rentabilidad, apalancamiento, diversificación…) Desde aquí debemos trabajar la VISIÓN de la empresa, y asegurar que somos capaces de identificar cual es su ESENCIA, el para qué existe la empresa en el mercado; al mismo tiempo y como parte fundamental, debemos enmarcar aquellos valores que deben impregnar a la organización; y, por último, dotar de los recursos económicos y financieros necesarios para que el proyecto pueda perdurar a lo largo del tiempo. Una vez tenemos clara nuestra identidad y los recursos asignados al proyecto, será preciso realizar el seguimiento del mismo, velando porque los planes de acción que se vayan acometiendo cumplan con estos requisitos. El Consejo es responsable por tanto del Balance de la empresa y de sus Valores, y a partir de ahí debe depositar su confianza en la Dirección General, que es el encargado de implementar fielmente este marco predefinido por el Consejo y llevarlo al día a día de la empresa.

Una vez tenemos esto claro y definido, la Dirección General debe ser capaz de traducir las necesidades y requisitos del Consejo de Administración hacia el Equipo Directivo, a la par que hacer partícipe al Consejo de las realidades del negocio. Deberá poder elegir a su equipo y trabajar con ellos en la definición de los planes de acción que la empresa debe abordar, tanto desde la perspectiva de la eficiencia como de la aceleración del cambio; determinar las necesidades de recursos que van a ser necesarios para el desarrollo del plan así como asegurar su correcto uso; velar por maximizar el resultado económico de la compañía responsabilizándose por tanto de la Cuenta de Resultados, siendo capaz de tomar decisiones para ir ajustando el plan de acción a los cambios del entorno y al día a día de la empresa; estar en un estado permanente de comunicación tanto con el Consejo como con su Equipo Directivo, de manera que la compañía se mueva en un entorno de transparencia y confianza permanente.

La compañía debe posibilitar al Equipo Directivo estar al día de las mejores prácticas de gestión en sus áreas de responsabilidad proporcionándoles un espacio para ampliar sus conocimientos, así como fomentar el trabajo en equipo de la organización, favoreciendo la transversalidad y la eliminación de silos, “el nosotros por encima del yo”. Hacer seguimiento de los planes de acción de cada área y ser flexibles para ir ajustando el rumbo marcado por la Dirección General conforme sea necesario. Es responsabilidad del Equipo Directivo hacer partícipes a los mandos intermedios del plan de la empresa, así como ser capaz de recoger sus inquietudes y necesidades para que se sientan miembros importantes del mismo, y asegurar de este modo, la correcta implantación de las medidas de cambio en la gestión a la velocidad requerida por el entorno. Es ser capaz de estar presente en el día a día de la organización a la vez que levantar la cabeza para desarrollar un proceso de Mejora Avanzada permanente.

Y, por último, ¿qué papel le corresponde a los mandos intermedios? Ellos son los verdaderos implantadores de los planes de acción en la empresa. Cuantas veces olvidamos el importante papel que juegan y nos quedamos en nuestro equipo directivo, como si ellos fueran los únicos necesarios para conseguir nuestros objetivos. Debemos ser capaces de, por un lado, transmitirles las necesidades empresariales y los compromisos adquiridos con el Consejo, para que ellos puedan ejecutar de manera eficiente los planes de acción, y los lleven al día a día con éxito; y por otro lado debemos pedirles la flexibilidad requerida por la inevitable evolución del mercado, para que ellos puedan implementar los nuevos procesos que sean necesarios y adquirir nuevas capacidades. Son los mandos intermedios quienes, no solo ejecutarán los mismos, sino que incrementarán su aplicabilidad y los harán mucho mas ricos.

grafico-1-1grafico-1-2

 

grafico-1-3

Favorecer las estructuras trasversales en las organizaciones poco jerarquizadas, y desarrollar proyectos que involucran a diferentes áreas, capacitándoles y dotándoles de autonomía en la toma de decisiones, va a permitir que la compañía acelere su proceso de cambio, fluyendo conforme cambia el entorno, situándonos en un constante estado de mejora avanzada.

En definitiva, todo un trabajo en equipo, muy alejado del antiguo concepto de dirección imperativa y descendente, generando un sistema complejo de engranaje, al mismo tiempo que adaptable, de manera ágil, a los cambios del entorno. Una visión sistémica y holística de las organizaciones, que todo directivo debe tomar consciencia para poder tener claro qué puede aportar para que el sistema fluya y se adapte a uno de los grandes retos de los años venideros: la gestión de la incertidumbre.

Sergio Gordillo

Surfeando la vida

 

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *