¿Es sostenible tu empresa?

17 Sep2015

Cuando nacemos, sabemos que somos absolutamente dependientes, y la labor de nuestros padres es ir educándonos para que progresivamente vayamos creciendo y evolucionando por la adolescencia, en búsqueda de nuestra propia personalidad e independencia, atravesando diferentes momentos de crisis y conflictos con nuestros progenitores e incluso con nosotros mismos. Los padres pasan de héroes a villanos, pero así es la vida.

Conforme seguimos creciendo y luchamos por la propia autonomía e independencia y nos convertimos en adultos maduros, llegamos a aceptar a nuestros padres  y a comprender que la relación de interdependencia da una mayor solidez a la relación y a la familia. Aparece el respecto, el cariño por cómo cada uno es y así construir una relación sana y constructiva que permite unir esfuerzos y compartir el viaje de la vida y sus mil vicisitudes, tanto buenas como malas.

Para alcanzar la madurez y aceptar esta interdependencia, da  igual la edad, es sólo cuestión de madurez personal. Desarrollar el respeto por uno mismo y por los demás, aceptar como cada uno es, con sus diferencias, compartiendo valores y objetivos. ¿Cuántos adultos conocemos que se quedaron anclados en la pubertad y cuantos jóvenes nos demuestran su madurez personal en su comportamiento? La medida no son los años.

Y la empresa de la que formas parte, [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]¿en qué estadio de madurez se encuentra?, y por lo tanto, ¿Cuál es el grado de sostenibilidad que de ello se deriva?[/inlinetweet]

Si es una start up, acaba de nacer y hay mil incógnitas por delante, apasionante e ilusionante así como muchas veces frustrante e incluso con ganas de abandonar ¿Cuántos símiles se nos podrían ocurrir como padres de un recién nacido?, ¿Cuántas horas de sueño, preocupaciones, viajes al médico de urgencias y tantas otras cosas conlleva esta nueva responsabilidad que la compensamos con sólo la ilusión y una sonrisa?

Si es una empresa ya con más recorrido y que ido evolucionando en el mercado, dándonos igual la antigüedad como en el caso de las personas, [inlinetweet prefix=»Improven» tweeter=»Improven» suffix=»Improven»]¿cómo podemos medir su grado de madurez empresarial y por tanto su sostenibilidad en el medio y largo plazo en un entorno cada vez más complejo, incierto y dinámico?[/inlinetweet]

Si es dependiente de terceros (sean bancos, acreedores, pocos clientes-por no decir uno sólo,…) podemos intuir que tiene un grado de incertidumbre alto y por tanto su sostenibilidad tanto en el corto como en el medio plazo es bastante baja.

Si es una empresa relativamente endogámica, bajo nivel de actividad exportadora, con bajos grados de colaboración empresarial, con un líder que genera dependencia en la toma de decisiones, que trata a los proveedores como mera mercancía que compra y vende… podemos decir que es independiente y que el corto plazo lo puede sortear a base de mucho esfuerzo y sacrificio pero con sostenibilidad  en el medio y largo plazo en entredicho.

Por último, si la empresa está abierta al exterior, tanto en diferentes modalidades de colaboración empresarial, como por ejemplo proyectos, acuerdos, intercambios, inversiones compartidas…,  exporta de manera regular e incluso mantiene filiales o participa con algún socio local en el extranjero, tiene en su estructura personal de diferentes nacionalidades, colabora con universidades y centros de investigación, mantiene un liderazgo participativo, con capacidad de aportación de las personas y aprende del error en vez de castigarlo y así un largo etcétera… podemos decir que es una empresa que es interdependiente socialmente.

Colabora con el ecosistema empresarial y su futuro está vinculado en gran medida con la sociedad de la que forma parte. Es una empresa que acepta que no todo lo puede desarrollar ella misma, sino que en esa relación de colaboración mutua e interdependencia, está la calve del éxito y por tanto de sus sostenibilidad empresarial. Es por tanto una empresa madura y abierta al exterior.

¿Y tú en qué clase de empresa participas?

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *