1. ¿Cómo puedo aumentar las ventas de mi empresa?
  2. ¿Cómo mejorar el desarrollo de negocio en mi empresa?
  3. ¿Cómo mejorar mi estructura organizacional?
  4. ¿Cómo implementar la mejora continua?
  5. ¿Cómo debe ser la estrategia competitiva de mi empresa?
  6. ¿Es posible mejorar la gestión operativa?
  1. 06. ¿Es posible mejorar la gestión operativa?

Afirmar que todas las organizaciones están en proceso constante de cambio no es simplemente un tópico, sino que es una realidad. Incluso la compañía más sólida está cambiando, aunque sólo sea porque su entorno cambia.

Por cambio podemos entender la modificación de algo previo. Liderar el cambio significa llevar a nuestra organización de la posición, condición o estado actual a alguna posición, condición o estado ideal para algún tiempo en el futuro. El cambio es una necesidad de supervivencia para todo tipo de compañías, al tener que adaptarse a las exigencias del cliente, la creciente competencia, y a la diversificación de gustos y gastos de los clientes. Si está convencido de que tiene que cambiar le proponemos algunos aspectos en las que pueden ser más intensivas sus iniciativas de cambio:

1. Refresque su visión: Para que el proceso de cambio sea eficaz se necesita una visión acertada a largo plazo y una estrategia definida. Cambiar por cambiar no tiene ningún sentido, el cambio exige una visión de adónde ir, que permita vincular cada iniciativa con objetivos concretos.

2. Modelo de negocio: ¿algo que cuestionarse?: Cuestionarnos el modelo de negocio es cuestionarnos cómo competimos, cómo conseguimos ventajas competitivas y se las hacemos llegar al cliente y sobre qué elementos diferenciadores, duraderos, difíciles de imitar y apreciados por el cliente se deben basar.

3. Mucho «thinking» y poca implantación: La estrategia no sólo la debemos entender como un modo de pensar sino como una forma de hacer. Diseñe un plan de acción a corto, medio y largo plazo, defina responsables, establezca hitos intermedios y oriéntese a resultados.

4. Más incertidumbre: ¡actúe! Los aciertos pasados, en entornos diferentes como los actuales no garantizan éxitos futuros. No descubro nada nuevo si afirmo que el nuevo entorno se caracteriza por más variables, más interacción entre las mismas, y por tanto, por más consecuencias impredecibles que genera aún más incertidumbre.

5. Lo urgente prevalece sobre lo importante: fije las prioridades. Si quiere que su compañía siga sobreviviendo, debe ser consciente de lo que realmente es estratégico, darse cuenta en qué decisiones se juega el futuro de su compañía. No confundir lo estratégico (lo importante) con lo operativo es el primer requisito.

6. Cuente con los mejores: La calidad de la estrategia depende de quien la implanta. La mejor estrategia no llegará a buen puerto si el equipo no tiene el talento adecuado.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web

Aceptar Leer más